Un apasionado por la fotografía, Mirabal tuvo sus comienzos en su época de estudiante, al salir de la escuela iba a aprender a dibujar de un muchacho que hacia retratos a lápiz en la peatonal. Cansado del extenso tiempo que le llevaba dibujar, cerró una etapa para empezar a incursionar en la fotografía.

Contó que su lanzamiento como fotógrafo profesional coincidió con el surgimiento de la fotografía digital, y como fiel fanático de la tecnología no dudó un instante en investigar al respecto.

“Tucumán estaba en una meseta de creatividad en la fotografía social y me molestaba mucho que no la consideren arte, por eso me empeñé mucho en hacer una fotografía distinta, trataba de mostrar momentos más espontáneos y con luz más natural lo cual eran conceptos poco usados en esa época”

En constante actividad por perfeccionarse, Hugo Mirabal se define como un fotógrafo autodidacta que le gusta hacer retratos de moda en general y retratos de la mujer, de la cual se puede destacar el cuerpo, el rostro, lo femenino, lo cosmopolita de la mujer y la belleza más allá de como se la concibe hoy. Se caracteriza por trabajar especialmente con la luz como elemento principal de sus productos fotográficos a partir de que un amigo, en un encuentro casual y entre risas, sacó un diccionario de bolsillo que definía fotografía como “grabar luz”, razón por la que Hugo pensó que si la luz es un elemento tan importante en la fotografía tenía que aprender a usarla.

Desde sus comienzos hasta el presente sus trabajos han transitado un camino de evolución, en la actualidad su máxima búsqueda se orienta en el concepto, en transmitir un mensaje más profundo que implica un trabajo con mayor compromiso. Además su búsqueda artística está situada en que sus fotografías parezcan una pintura, con una terminación, una textura y un brillo diferente.

Uno de los trabajos que más le gusta y de mayor desafío es hacer fotografía publicitaria, porque para él saber que sus clientes tienen determinadas expectativas sobre el resultado final lo motiva a seguir trabajando intensamente para crecer y mejorar aún más.

Mirabal contó que en lo personal considera que su mejor trabajo es el calendario solidario “Quién Da Más”. Se trata de una movida que consta de realizar un calendario con las figuras más destacadas de Tucumán, una vez realizadas las placas fotográficas se hace una gala en donde se subastan las obras, se venden los calendarios y lo recaudado tiene fines solidarios. El calendario va a presentar este 2014 su tercera edición.

Considerado un artista de la fotografía, Mirabal se destaca por hacer retratos fotográficos, fotografía para bodas y empresarial. Considera que lo más importante en su trabajo es generar un vínculo con sus clientes y lo hace compartiendo, escuchando y proponiendo antes de un evento. Una vez generado ese vínculo asegura que hay un plus en sus producciones fotográficas, y que el resultado final es proporcional a su relación con el cliente.

Ambicioso y muy exigente, cree firmemente que todavía puede dar mucho más.

Texto original: Mónica Ruiz